La aparición de sombras o veteados en la pintura para coche es un error de aplicación durante el repintado que suele presentarse en colores metalizados, como grises, dorados o tonos champagne.

Las sombras, también conocidas como ráfagas en la pintura, es un defecto de repintado cuya rectificación conllevará la repetición del proceso de trabajo desde las capas de fondo. Por ello, es importante que como pintores profesionales conozcamos las razones que propician la aparición de sombras en la pintura y cómo proceder para su reparación. De ello dependerá que podamos incrementar nuestro nivel productivo y rentabilidad en el taller de carrocería y pintura.

¿Qué son y cómo se forman las sombras o ráfagas en la pintura para coches?

Las ráfagas de pintura son un defecto de repintado que se presentan como manchas o veteados de diferente forma y tonalidad en la pintura de acabado. Esto provoca irregularidades en la intensidad del color, dando lugar a unas zonas más claras y otras más oscuras en las piezas reparadas.

Una de las principales causas que provocan la aparición de sombras en pintura se debe a una incorrecta aplicación de la pintura de acabado, sobre todo en colores metalizados. Una disposición y orientación irregular de las partículas metálicas que contienen estos colores provocará una reflexión irregular de la luz sobre la superficie, dando lugar a la aparición de diferentes saturaciones e intensidades en el color final.

¿Cómo evitar las sombras o veteados en la pintura de carrocería?

La aparición de ráfagas en la pintura de carrocería puede ser debido a diferentes factores que deberemos dominar para evitar este error de aplicación.

También te puede interesar:  Por qué aparecen los hervidos en pintura y cómo solucionarlos

Causa 1: No aplicar una mano de control o de efecto

Existen colores cuya igualación o reproductividad suponen un mayor desafío para el pintor de carrocería, sobre todo cuando hablamos de colores complejos como algunos tonos metalizados, perlados, etc.

En este tipo de colores, es recomendable aplicar una mano ligera y regular de control o efecto, que nos permitirá optimizar la colocación de las partículas metálicas sobre la pieza, repartiéndolas de forma homogénea y evitando así la aparición de sombras en la pintura de la zona reparada.

Causa 2: Incorrecta regulación y estado de la pistola de aplicación

Para evitar cualquier defecto de pintado en el taller de carrocería, es siempre recomendable mantener la pistola de aplicación en el mejor estado posible, con una limpieza y mantenimiento regular de la boquilla, así como del pico de fluido y la aguja.

Antes de aplicar el acabado, sobre todo en colores complejos, como colores tricapa, es aconsejable realizar un test previo del patrón de abanico de la pistola, que nos permita asegurar un pulverizado del producto regular.

De este modo, reduciremos las posibilidades de que aparezcan ráfagas o sombras durante el pintado de la pieza. La regulación la realizaremos en base a las especificaciones del producto indicadas en su ficha técnica.

Causa 3: Posición de la pistola con respecto a la pieza

Una causa común de la aparición de sombras o veteados en la pintura tiene que ver con la posición del equipo de aplicación con respecto a la pieza.

Es recomendable colocar la pistola de forma perpendicular a la pieza, asegurándonos una aplicación más uniforme y regular en todo el área a reparar. El gatillo debe estar totalmente presionado, favoreciendo la correcta distribución de los pigmentos.

También te puede interesar:  Cómo solucionar las siliconas o cráteres en pintura para coche

Causa 4: Solapamiento entre manos

Si no utilizamos una correcta técnica de solapamiento e integración de cada mano durante el proceso de repintado, corremos el riesgo de aplicar un micraje de producto diferente entre zonas de aplicación, lo que facilite la posible aparición de sombras o ráfagas en la superficie.

Por el contrario, si el solapamiento entre manos se realiza con una excesiva distancia entre las mismas, se pueden producir franjas de color, traduciéndose en posibles veteados de pintura.

Causa 5: Incorrecta aplicación del barniz final

En algunos casos, las sombras en la pintura son provocadas por una presión de aplicación demasiado alta durante el proceso de barnizado final.

Además, si la distancia entre la pistola y la zona a reparar es demasiado corta, aumentaremos las posibilidades de generar veteados en la superficie. Por esta razón, recomendamos utilizar una técnica correcta realizando una aplicación de barniz uniforme.

Causa 6: Incorrecta viscosidad del producto

Debemos adaptar la viscosidad de la pintura en base a las condiciones de aplicación, como tipo de reparación, o temperatura y humedad ambiental. De lo contrario, aumentaremos las posibilidades de que aparezcan sombras en la pintura, como resultado de una incorrecta orientación de las partículas de aluminio.

El uso de diluyentes lentos nos facilitará la aplicación de la pintura y el acoplamiento de los metales. Como en otros casos, es aconsejable consultar la ficha técnica para obtener una viscosidad de producto adecuada.

¿Cómo solucionar las ráfagas en la pintura de colores metalizados?

En primer lugar, debemos esperar a que la capa de pintura de acabado se seque completamente, valorando a continuación si se han producido sombras en la pintura del coche reparado. La aparición de estos veteados o ráfagas en la pintura nos obligará a repetir el proceso completo de reparación, ya que no podremos solucionar este defecto de pintado mediante el lijado superficial y el pulido.

También te puede interesar:  Marcas de Lijado en Pintura: Cómo Evitarlas
  1. Valoración superficial del daño

    Tras el secado de la pintura de acabado, valoramos la complejidad del daño ocasionado y el tamaño y tipo de sombras. inspección de pieza reparada

  2. Lijado de la superficie hasta llegar al fondo

    Lijamos la pieza hasta llegar a la capa de fondo, asegurándonos de eliminar cualquier rastro de ráfagas o veteados. Lijar con grano lija P3000

  3. Aplicación del aparejo

    Nos aseguraremos de realizar un aislamiento correcto del fondo con pintura de aparejo, lijándola a continuación.Aplicación de la pintura de acabado

  4. Aplicación del acabado final

    Por último aplicamos el color y el barniz, intentando evitar las causas que provocan la aparición de sombras en la pintura.aplicar-aparejo-coche-defecto-min

Defectos de pintura relacionados