Defecto Baja Cubrición en Pintura para Coches

El defecto de falta de cubrición de la pintura durante los procesos de reparación en el taller de carrocería en un defecto de repintado bastante habitual. Su aparición puede provocar problemas de colorimetría entre la pieza reparada y sus adyacentes, lo que nos obligará a repetir el proceso de trabajo completo.

La baja opacidad es un error de pintado relacionado con la preparación y aplicación de la pintura, que hace que se transparenten las capas inferiores del fondo, distorsionando el tono de color del acabado.

Conocer las causas que provocan una baja cubrición en la pintura para coches nos permitirá adelantarnos a posibles desajustes de color, obteniendo una óptima rentabilidad y mejorando el flujo de reparaciones en el taller de chapa y pintura.

¿Qué es la falta de cubrición en pintura?

Como hemos apuntado, la baja opacidad o falta de cubrición hace que la pintura de las capas inferiores, normalmente de la pintura de aparejo, se transparente.

Esto provoca una desigualación de color en zona reparada en relación a las piezas adyacentes, que obligará al profesional a repetir la reparación desde el fondo.

Sin duda, una de la principales premisas para evitar problemas de cubrición de la pintura será la utilización de un sistema de pintura para coches que ofrezca una alta cubrición, facilidad de aplicación y excelente colorimetría.

Es conveniente apuntar, que, aunque contemos con un sistema de pintado de alto rendimiento que nos ayude a evitar este y otros defectos de aplicación, pueden darse otros factores relacionados con la preparación del producto o su aplicación, que favorezcan la baja cubrición de la pintura.

Causas que provocan la baja cubrición en la pintura de un coche

Conocer todas las causas que provocan la baja opacidad en la pintura nos permitirá adelantarnos a un posible proceso de correción:

Causa 1: Adecuar el color del aparejo al color del acabado

Para evitar problemas de cubrición, uno de los principales pasos será adecuar el tono del color de aparejo al tono del color de acabado.

La posibilidad de contar con una gama de aparejos en escala de grises, nos ayudará a optimizar el proceso de repintado, evitando tener que aplicar más manos de acabado de las recomendadas, limitando así el consumo de tiempo y producto.

El software de gestión de color de SINNEK ofrece al profesional información del tipo o mezcla de aparejo más óptima a utilizar en relación al color elegido. De esta manera evitamos tener que perder tiempo en su elección, asegurándonos al mismo tiempo una excelente compatibilidad.

Causa 2: Mezcla de pintura con excesiva dilución

La falta de cubrición de la pintura también puede estar motivada por una excesiva dilución realiza durante el proceso previo de preparación de la pintura. Esto provoca que la viscosidad de la pintura sea menor de la recomendada, favoreciendo su transparencia y falta de opacidad.

Por ello, es necesario que sigamos las instrucciones de la ficha técnica del producto en cuanto al tipo de diluyente a utilizar, así como sus proporciones y condiciones de aplicación.

Causa 3: Capa de acabado con bajo micraje

La aplicación de un espesor de capa insuficiente de la pintura de acabado es uno de los principales factores que provocan la baja cubrición de la pintura.

En ocasiones, con el objetivo de optimizar el consumo de producto o debido a una incorrecta técnica de aplicación, el pintor profesional puede tender a aplicar un micraje de producto insuficiente para que el color de acabado presente una buena igualación con respecto a las piezas adyacentes.

Para conocer el micraje de capa adecuado que debemos aplicar, podemos recurrir a la ficha técnica del producto.

Causa 4: Usar un sistema de pintado con pigmentos de baja opacidad

Usar un sistema de pintura con bajo poder de cubrición y pigmentos de baja opacidad, aumentará las posibilidades de obtener una falta de cubrición de la pintura final.

Como es lógico, el uso de un sistema de pintado que ofrezca excelentes prestaciones en términos de alta cubrición y colorimetría nos ayudará a optimizar la rentabilidad y productividad de la reparación.

Un buen ejemplo es la Serie W6000 de SINNEK, un sistema de pintura para carrocería de alto rendimiento y calidad que cuenta con un alto poder cubriente como una de sus principales características.

Causa 5: Aplicación irregular de la capa de fondo

Un tipo de preparación y aplicación no homogénea o uniforme de la pintura de aparejo durante los procesos de preparación del fondo, aumentará las posibilidades de obtener diferencias de cubrición en la pintura.

Debemos controlar los espesores de capa del aparejo, la técnica de aplicación, así como haber preparado de forma correcta las capas inferiores de pintura (proceso de enmasillado incluido).

¿Cómo solucionar la baja opacidad o cubrición en el taller?

Al contrario de lo que ocurre con otros defectos de aplicación de pintura, no podremos solucionar una falta de opacidad mediante el lijado y pulido del acabado.

Si detectamos falta de cubrición, la única solución será realizar el proceso de reparación completo, comenzando desde las capas de fondo.
Lo primero que haremos será dejar que la pintura se endurezca totalmente, e inspeccionamos la pintura de acabado de forma minuciosa.

  1. Comprobación con lámpara de luz

    Utilizaremos una pistola o lámpara de luz, una herramienta que nos permite simular las longitudes de onda de la luz natural, para comprobar la igualación de color y colorimetría de la pieza reparada, así como su nivel de opacidad.Comprobación con pistola de luz la igualación de color en un coche

  2. Preparación de probetas para comprobar el nivel de opacidad

    Si hemos detectado un error de falta de opacidad, será aconsejable preparar una serie de probetas con la pintura de acabado (color y barniz) para saber con seguridad el número de manos idóneo a aplicar, asegurando así una correcta cubrición y evitando tener que repetir el trabajo. Este proceso recibe el nombre de test de opacidad.
    Test opacidad color coche

  3. Aplicación del color

    Una vez hemos comprobado el número de manos a aplicar y la técnica de aplicación correcta mediante las probetas, procedemos aplicar la capa de color, asegurándonos de conseguir una cubrición correcta e igualación con respecto a las piezas adyacentes.
    Difuminado en una misma pieza

  4. Si ya hemos aplicado la capa de barniz…

    En los casos en los que se haya aplicado la capa de barniz final, no nos quedará otro remedio que matizar toda la superficie reparada, para finalmente volver a aplicar el acabado final.

Defectos de pintura relacionados