Los cráteres o siliconas son unos de los defectos más comunes en el proceso de repintado. Casi con total seguridad, la mayoría de pintores profesionales han tenido que hacer frente en alguna ocasión a este defecto de pintado.

Gracias a este tutorial aprenderás por qué se forman y cómo poner solución a este problema.

¿Qué son las siliconas o cráteres en pintura?

Las siliconas son defectos del repintado del automóvil que se producen en capas intermedias y sobre todo en el acabado, dando lugar a cavidades circulares muy parecidas a la forma de un cráter. En algunos casos, se pueden observar también impurezas en el centro del cráter.

Superficie pintada con siliconas y crateres

El aspecto puede ser diferente dependiendo de donde se encuentren las siliconas, presentándose cavidades más planas en la capa más superficial de la pintura, hasta problemas graves de humectación que penetran hasta el substrato. 

La causa principal de su aparición se debe a la falta de humectación al soporte o capa de fondo dejando éstas a la vista, en mayor o menor grado, en función de la tensión superficial.

Se suelen producir por la presencia de contaminantes en la pintura como es el caso de siliconas, grasas, ceras o aceites que repelen la pintura. Estos contaminantes pueden encontrarse en el material utilizado para limpiar la pieza (trapos), o en herramientas utilizadas durante el proceso de pintado, como la pistola aerográfica o la línea de aire comprimido.

El tamaño de este defecto puede variar, situándose entre una horquilla entre 0,5 y 5 mm, influyendo su tamaño en el proceso de reparación posterior. 

Y esto es importante, ya que si no hemos realizado una reparación correcta y eliminado completamente estas hendiduras,  los cráteres pueden hacerse visibles de nuevo en forma de cavidades planas.

Causas por las que aparecen las siliconas

Las principales causas de la aparición de cráteres o siliconas tienen que ver con la presencia de contaminantes en diferentes soportes, desde personas y herramientas, a cabinas de pintura y materiales.

Limpieza inadecuada de la superficie

La utilización de trapos sucios, que contengan residuos de resinas u otras sustancias,  sumado a un movimiento de limpieza del soporte no uniforme, contribuirá a la formación de cráteres.

Contaminación ambiental, principalmente por siliconas

La presencia de silicona puede darse tanto en el ambiente, como sobre el soporte. Este problema puede tener lugar incluso en casos en los que la exposición de la pieza a siliconas se ha producido durante un corto periodo de tiempo.

Presencia de agua o aceite en el aire comprimido

Debemos de tener en cuenta una correcta limpieza y mantenimiento de la línea de aire comprimido, evitando que contenga restos de agua, grasas o aceite.

Suciedad en los equipos de aplicación

Se debe evitar la presencia de contaminantes como grasa, jabón, detergente o aceite en las herramientas de trabajo como pistolas de aplicación o mangueras, asegurándonos siempre de que se encuentran en un estado de limpieza óptimo para trabajar.

Falta de mantenimiento de la cabina de pintado

La saturación de humos de la cabina, producidos por fugas de la cámara de combustión, así como los filtros de techos, compuestos de sellado y  suelos sucios son posibles causas de la aparición de este defecto.

Medidas para evitar la aparición de siliconas

Correcta limpieza de la pieza o soporte

Debemos limpiar meticulosamente la pieza sobre la que vamos a trabajar con un desengrasante adecuado. No debemos dejar que los disolventes limpiadores se sequen en la superficie, eliminandolos con un paño limpio y seco y cambiando este paño en cada limpieza. Conviene eliminar completamente cualquier pulimento siliconado de la superficie a pintar y evitar el uso de este tipo de pulimentos cerca de la sección de pintura.

Mantenimiento de la cabina de pintado y línea de aire comprimido

Debemos de controlar el estado y funcionamiento de la cabina y la línea del aire, renovando los filtros, limpiando los conductos y realizando purgas periódicas en la instalación de aire comprimido.

Limpieza de las herramientas de pintado

Todos los elementos que intervengan en el proceso de aplicación deben estar correctamente descontaminados de cualquier tipo de sustancia. Algo tan simple como una impureza en una varilla de mezcla, pueda dar lugar a la aparición de este problema. Además, debemos utilizar siempre un disolvente adecuado para la limpieza de la pistola aerográfica, y secarla concienzudamente, sobre todo cuando se utilizan productos al agua.

Pasos para solucionar los cráteres en la pintura

Para solucionar la aparición de cráteres o siliconas en la pintura, primero debemos dejar que se seque completamente el acabado, para poder valorar correctamente la gravedad del problema. 

  1. Si los cráteres no son muy grandes, una buena solución sería lijar la superficie de la pieza con una lija P1500, posteriormente utilizar una P3000, y por último pulir y abrillantar la superficie.
  2. Si el defecto es profundo, tendremos que lijar desde cero, hasta llegar a una superficie que no presente defectos. Posteriormente, la limpiaremos meticulosamente con disolvente antisilicónico y, a continuación, comenzaremos el proceso de pintado desde el fondo

En casos concretos, y si el defecto es muy acusado, podremos utilizar un aditivo especial anti-siliconas, siempre siguiendo las indicaciones de la ficha técnica.