El barnizado de un vehículo es un proceso clave a la hora de obtener un excelente acabado final en el trabajo de repintado de un coche. 

Sin embargo, también se trata de un proceso en el que se pueden suceder diferentes problemas y dificultades, derivando a posteriori en diversos defectos de pintado. Por ello es importante tener en cuenta una serie de factores al barnizar un coche que pueden influir en la correcta aplicación y comportamiento final de la capa de barniz.

1. Correcta preparación de las pinturas de fondo

El primer paso y más importante durante todo el proceso de barnizado comienza antes incluso de su propia aplicación. El cómo hayamos trabajado las capas de pintura inferiores, influirá en el comportamiento del barniz sobre la pieza. 

Un correcto lijado, pulido o limpieza previa de la superficie son aspectos fundamentales a tener en cuenta para conseguir un excelente acabado final al barnizar un coche. 

Correcta preparación de las pinturas de fondo aparejo

En cualquiera de estos procesos previos al barnizado, debemos asegurarnos de dejar la superficie limpia y libre de suciedad e impurezas. 
Además debemos de tener en cuenta, sobre todo durante los procesos de lijado, el hecho de no eliminar demasiado micraje de capa que pueda influir en el anclaje del barniz. De esta forma evitamos también la aparición posterior de cercos sobre la pieza o posibles defectos de pintado.

2. Relación de mezcla del barniz y viscosidad

La relación de mezcla del barniz hace referencia a la proporción de barniz, catalizador, y en algunos casos, de diluyente que debemos de incluir en la mezcla para obtener una viscosidad y aplicación de producto idónea

Esta relación de mezcla vendrá siempre estipulada por el fabricante en su ficha técnica, por lo que es fundamental seguir siempre sus indicaciones. 

Correcta relación de mezcla barniz coche

Se trata de una práctica que debe de formar parte del proceso natural de preparación de la mezcla, y que nos servirá para aumentar las prestaciones del barniz en términos de tiempo de secado, fluidez de producto y acabado final.

Con el fin de obtener una relación de mezcla exacta, nos ayudaremos de la báscula de precisión y otros anexos de carrocería como vasos reglados con las distintas relaciones de mezcla.
Un ejemplo de relación de mezcla sería 2:1 + 0%-5%, es decir, por cada dos partes de barniz se debe añadir una de catalizador y entre un 0% y un 5% de diluyente (en función de la necesidad de dilución).

3. Temperatura del barniz y temperatura de aplicación

Controlar la temperatura del barniz antes de su aplicación, así como la de los catalizadores y disolventes, será un factor diferencial.

En condiciones normales, el barniz debe encontrarse siempre a una temperatura ambiente, entorno a los 20ºC-25ºC, aunque variará dependiendo del tipo de barniz y las indicaciones del fabricante fabricante.

Correcta temperatura de aplicación del barniz

A parte de controlar la temperatura del producto, la propia temperatura del ambiente tendrá también una influencia directa en los resultados de acabado. Temperaturas ambientales extremas, ya sean muy bajas o muy altas, pueden provocar a posteriori diferentes defectos de pintado, como pueden ser los velados, hervidos o pulverizados, entre otros.

Por ello, es recomendable atemperar la cabina a través de los diferentes medios con los que contemos (calefactores, rayos, etc), teniendo como referencia un rango entre los 20ºC y los 23ºC, como temperaturas idóneas para el proceso de aplicación del barniz.

4. Regulación de la pistola de aplicación

La pistola de aplicación se debe configurar en presión y apertura de boquilla en base a la ficha técnica del barniz a utilizar. En la misma ficha se indicarán los valores necesarios para una correcta aplicación.

Cómo regular la pistola de aplicación aerográfica

La pistola debe de estar regulada de tal manera, que el paso de producto sea en forma de abanico, con el fin de generar capas finas, uniformes y extendidas.

Debemos de tener en cuenta que al barnizar se crea mucha más nube de producto atomizado que al aplicar color, debido a que la presión de aplicación es más elevada.

5. Evitar la sobrecarga de barniz

Debemos evitar la sobrecarga de barniz sobre la pieza, intentando ser siempre regulares en la aplicación.

No sobrecargar aplicación del barniz coche

Hay piezas que son especialmente sensibles a la sobrecarga de producto, como pueden ser las piezas de orientación vertical (aletas, puertas, etc), dando lugar a posibles defectos de pintado, como descuelgues de barniz.

El exceso o la falta de barniz sobre la pieza desembocará en un mal acabado.

6. Correcta limpieza de los equipos de aplicación

Realizar una limpieza periódica de los diferentes equipos de aplicación de pintura como son el compresor, la línea de aire comprimido o la pistola es fundamental para minimizar posibles errores y defectos de pintado en el acabado final.

Limpieza de los equipos de aplicación barniz

Una limpieza en profundidad de todos los equipos, además de permitirnos trabajar de una forma más ordenada y segura, será nuestro mejor aliado para evitar defectos como burbujas o siliconas.

7. Modo de aplicación del barniz

La forma en la que aplicaremos el barniz debe ser siempre lineal, intentando mantener velocidad y distancia de aplicación de la pistola con respecto a la superficie en todo momento. Si variamos estos parámetros durante el mismo proceso de aplicación de la laca, aumentarán las posibilidades de que el acabado final presente defectos.

Además, en piezas grandes, es preferible barnizar la pieza por secciones, evitando el barnizado de pieza a pieza y la sobrecarga de producto en zonas periféricas y bordes.

Modo de aplicación del barniz

Aunque depende del tipo de barniz a utilizar, generalmente en los barnices UHS (ultra altos sólidos), aplicaremos una primera mano más ligera y fina para humedecer la superficie.

La segunda mano contendrá mayor carga y cantidad de producto pulverizado, debido a que su velocidad de aplicación será más lenta.

Precauciones a tomar durante el proceso de barnizado

Por último, no se debe olvidar que, los barnices, al tratarse de productos químicos, conllevan una serie de precauciones a tener en cuenta.

Para aplicarlos es necesario usar equipos de protección individual: mascarilla con filtros químicos, guantes de nitrilo, etc, así como las medidas de prevención colectivas necesarias: sala de mezclas, aplicación en cabinas de pintura o plenums, etc.