que-es-la-masilla-para-coche

La masilla para coche, también conocida como masilla de carrocero, es un producto fundamental en la mayoría de procesos de trabajos durante la reparación y repintado de un vehículo.

Existen diferentes tipos de masilla especialmente diseñados para obtener un resultado óptimo en función del tipo de reparación y soporte a trabajar. Conocer las características de cada masilla para coche y su adecuada aplicación, serán aspectos que todo profesional del taller de chapa y pintura deberá dominar con el fin de optimizar la rentabilidad de cada reparación.

¿Qué es la masilla para coche?

La masilla es una pintura 2K o pintura de dos componentes. Esto quiere decir que requiere de un catalizador (peróxido de benzoilo) para su activación. Cuando mezclamos la masilla de relleno con su correspondiente catalizador, se produce una reacción química que permite acelerar el proceso de secado y endurecimiento de este producto.

La relación de mezcla del catalizador suele ser entre el 2% o 3% (basado en peso) del total de la mezcla.

masilla-peroxido-benzoilo

Un aspecto clave para una correcta manipulación y aplicación de la masilla de carrocero será ajustar esta relación de mezcla para que el tiempo de activación y secado sea el adecuado y nos permita trabajar con tranquilidad.

En la actualidad, el tipo de masilla para coches más utilizada en los talleres de pintura y carrocería es la masilla de poliéster (compuesta por resinas del mismo nombre). Su aplicación se realiza durante el proceso de preparación del fondo, previamente a la aplicación de la pintura de aparejo o imprimaciones.

La masilla de poliéster no tiene como función aportar protección al soporte contra la corrosión

Debemos apuntar también que las masillas para coche no tienen como cometido aportar protección contra la corrosión, por lo que si lo que pretendemos es proporcionar un extra de protección a la chapa del vehículo, deberemos emplear previamente una imprimación anticorrosiva.

Relacionado: 5 Trucos para Aplicar la Masilla de Poliéster

Principales características de la masilla para coche

El uso principal de este producto tiene que ver con la nivelación de irregularidades y pequeños hundimientos en la superficie de la pieza o piezas. En este sentido, es conveniente apuntar que su utilización no está expresamente dirigida al rellenado de grandes abolladuras, siendo este tipo de prácticas el origen de posibles defectos de pintura como rechupados.

La masilla de carrocero no debe utilizarse tampoco como capa de anclaje para la capa color final y barniz, siendo necesaria la aplicación de una capa intermedia que funcione como aislante y optimize la adherencia de capas posteriores (pintura de aparejo).

La técnica de aplicación y lijado determinará la calidad final de la reparación. En consecuencia, será fundamental utilizar un producto de alto rendimiento, que ofrezca unas excelentes condiciones de nivelado y facilidad de lijado.

¿Cuál es la mejor masilla para coche?

Evidentemente, esta pregunta tiene una difícil respuesta. Dependerá de muchos factores, como el tipo y material de la pieza a reparar, entre muchos otros. Lo que sí está claro es que una buena masilla para coche debe presentar, como mínimo, las siguientes características:

Facilidad a la hora de aplicar, extender y lijar el producto

Un rasgo fundamental de una buena masilla de poliéster será su facilidad de aplicación para obtener una superficie lisa y regular de forma sencilla. Si además nos permite reducir el tiempo de reparación gracias a un lijado rápido y de calidad, con el que no sea necesario realizar varias pasadas ni una presión excesiva, nos encontraremos sin duda ante un producto a tener en cuenta.

Que sea flexible, elástica y no presente una alta porosidad

Una alta porosidad puede dificultar el proceso de lijado y comprometer la calidad de la reparación final. Por otro lado, debe ser flexible y elástica con el fin de absorber correctamente golpes y vibraciones sin llegar a agrietarse o desprenderse.

Poder de relleno

Una buena masilla de coche no debe mermar tras el secado y endurecimiento de la misma, facilitando así la regularidad y el nivelado de la superficie.

Buena Adherencia

La masilla de carrocero debe ofrecer una correcta adherencia sobre el soporte a trabajar. Por esta razón, es importante emplear una masilla adecuada a cada tipo de superficie, optimizando de este modo las prestaciones de anclaje y adherencia.

Relacionado: Cómo Lijar y Nivelar la Masilla

Tipos de masillas en carrocería

Este segmento, al igual que el de otros productos del sector de repintado en carrocería, ha sufrido una gran evolución a lo largo de los años.

La aparición de nuevos tipos de masilla para coche, con mejores composiciones y prestaciones, obliga al profesional a conocer todas las posibilidades existentes en el mercado, con el objetivo de reducir el proceso de trabajo de enmasillado y ofrecer un servicio de máxima calidad al cliente.

Tipos de masilla para coche

Veamos ahora algunos de los tipos de masillas para coche más comunes en carrocería:

Masillas ligeras o de baja densidad

Este tipo de masilla para coche presenta una densidad y peso más reducido, al contener cargas huecas en su composición. Están dirigidas a facilitar el proceso de aplicación y lijado, gracias a su excelente poder de relleno, finura y ausencia de poros. Suelen ser productos que ofrecen una gran versatilidad de aplicación, pudiéndose utilizar sobre diferentes tipos de soportes (acero, aluminio, plástico…). La masilla PP/1440 de SINNEK es un excelente ejemplo de esta categoría.

Masilla de carrocero universal

Se trata de un tipo de producto ampliamente utilizado en el taller de chapa y pintura para la recogida de faltas y relleno de abolladuras. Ofrece una buena flexibilidad, capacidad de relleno, excelente facilidad de lijado y adherencia sobre acero, acero fundido, electrozincado y GRP. En este segmento, destacamos la masilla universal PP/9010.

Masilla de fibra de vidrio

Es un tipo de masilla para coche compacta y consistente, a la que se la ha añadido cargas de fibra de vidrio en su composición. Esta característica permite ofrecer una excelente dureza y optimizar el relleno de abolladuras, grietas, perforaciones o laminados de Poliéster-Fibra de Vidrio (GRP). Se puede utilizar en la reparación de carrocerías de automóvil y vehículo industrial, material ferroviario, maquinaria, embarcaciones, etc. También en la construcción de modelos y prototipos donde se requiera un material fácilmente moldeable y de fácil lijado. Un ejemplo de masilla de fibra de vidrio: PP/6208.

Masilla de aluminio

Estas masillas están formuladas a base de pigmento metálico de aluminio. Esta característica permite aumentar las prestaciones de relleno y dureza con respecto a otros modelos. Además, su tixotropía facilita su aplicación sobre la pieza a reparar. Un ejemplo de este tipo de producto es la masilla de aluminio PP/9507.

Masilla de coche para plásticos

Las masillas para plásticos son las recomendadas para la reparación de piezas de carrocería como paragolpes o molduras fabricadas en diferentes tipos de plástico como pueden ser PC, PC-PBT, PP-EPDM.

Suelen presentar una textura más fina y menos porosa. Su característica principal es la excelente capacidad de absorción de impactos y vibraciones que presentan, gracias a una mayor elasticidad. Ejemplo: PP/7832 de SINNEK.

Conclusión

Como hemos podido ver, las opciones de masilla para coche en el sector de la carrocería son amplias y variadas. Cada reparación demandará un tipo u otro con el fin de optimizar el proceso de aplicación y lijado, aumentando la calidad final de la reparación. Conocer los diferentes tipos que existen y su adecuado uso durante el proceso de trabajo, será un aspecto fundamental en la continua mejora de la rentabilidad y productividad de la reparación.