El pintado y reparación del paragolpes, es uno de los procesos más comunes y habituales dentro del taller de carrocería y pintura en cuanto a reparaciones de plásticos se refiere, debido en parte a su localización en la carrocería y su facilidad de exposición a sufrir daños.

Se trata de una pieza que ha sufrido una gran evolución a lo largo de los últimos años, tanto en composición como en forma.

Además del aporte estético, los parachoques cumplen diversas funciones aerodinámicas y sobre todo de seguridad, siendo la pieza fundamental dirigida a la absorción de impactos y presiones mecánicas a baja velocidad.

Los paragolpes actuales ocupan una gran área superficial en las partes frontales y traseras de los vehículos. El tamaño de esta pieza y el tipo de acabado que presente (mismo color que la carrocería, texturado, combinación de colores, etc) influirá en el proceso de pintado a realizar.

Pintado de un parachoques: posibles escenarios

Durante el proceso de pintado de un parachoques, al tratarse de una pieza de plástico, es conveniente tener en cuenta una serie de factores para su correcta reparación. La flexibilidad de la pieza, la adherencia, el estrés mecánico o su resistencia química son factores que influyen en su tratamiento y pintado.

Paragolpes coche pintar

Para la obtención del mejor resultado posible, recomendamos seguir en todo momento las indicaciones de los procesos y productos específicos para el pintado de plásticos (masillas para plásticos, promotores de adherencia, pintura texturada, etc) estipulados por un fabricante de pintura de primera calidad como SINNEK.

En la reparación y pintado de un parachoques, el profesional se puede encontrar ante diferentes escenarios en función de la gravedad del daño. Así, en defectos de mayor tamaño se podrá optar por la sustitución completa del paragolpes por una pieza de nueva fabricación, siendo diferente en este caso el proceso de preparación y repintado.

En la actualidad, la gran mayoría de fabricantes de vehículos suministran como recambio las piezas de plástico con un tratamiento de fondo previamente incorporado (imprimación).

Pintar paragolpes nuevo cataforesis

De este modo, el profesional recibe la pieza preparada para aplicar directamente la pintura de acabado

Por otro lado, existe también la posibilidad de que la pieza nueva no contenga esa capa de imprimación previa, lo cuál influirá a su vez en el proceso de pintado, siendo necesario por parte del profesional la aplicación de un promotor de adherencia o imprimación que optimice el anclaje de las capas posteriores.

En este tutorial, nos vamos a centrar en una tercera posibilidad. Un escenario en el que el parachoques presente un daño parcial o de una gravedad insuficiente como para que no sea necesario tener que sustituir el paragolpes por una pieza nueva de fábrica. En este caso, los pasos a realizar serán los siguientes:

Pasos para reparar y pintar un paragolpes

  1. Evaluación previa del daño

    Examinaremos en profundidad el alcance del daño para una correcta elección del proceso de reparación. En el ejemplo descrito, no será necesario el uso de adhesivos o la soldadura del plástico, al tratarse de daños superficiales que no afectan a la estructura de la pieza. Una práctica recomendable es marcar todos los defectos detectados para un mejor control de la reparación.
  2. Identificar el tipo de plástico

    El profesional debe identificar el tipo de plástico con el que está fabricado la pieza, ya que este aspecto influirá en su capacidad de adherencia frente a determinadas pinturas. Para ello, localizamos el código del tipo de plástico situado en el interior de la pieza. Es un paso importante, ya que si se trata de un plástico compatible con la capacidad adherente del aparejo a utilizar (información recogida en la ficha técnica del aparejo), no sería necesario aplicar previamente el promotor de adherencia.
  3. Limpieza exhaustiva de la superficie

    Soplamos la superficie con un soplador, y la limpiamos con agua y jabón. Posteriormente la desengrasaremos en profundidad con un desengrasante especial para plásticos, a fin de eliminar cualquier sustancia superficial adherida.
  4. Lijado de bordes

    Lijamos los bordes del daño con un papel abrasivo P150 o P220 y una esponja abrasiva para preparar la aplicación de la masilla para plásticos.
  5. Soplado y limpieza

    Retiramos con un soplador los restos del lijado de los bordes del defecto, y volvemos a limpiar en profundidad la superficie.
  6. Aplicación de promotor de adherencia en las zonas descubiertas

    Si durante la operación de lijado hemos llegado al soporte plástico, deberemos cubrir las áreas desnudas que muestren el plástico “vivo” con un promotor de adherencia para plásticos. De esta manera favorecemos la adhesión de la masilla sobre la superficie del paragolpes.
  7. Aplicación de masilla para plásticos

    Aplicaremos una masilla para plásticos, como la PP/7832 de SINNEK, un tipo de masilla que ofrece un gran poder de relleno en grietas y arañazos, así como una excelente lijabilidad y finura de acabado.
  8. Lijado de la masilla

    Lijamos el excedente de masilla para plásticos restante, con el fin de nivelar y homogeneizar la superficie. Posteriormente, si la reparación es parcial lijaremos el área a reparar, y si la reparación es de mayor tamaño, procederemos a lijar toda la pieza. Para este proceso podemos utilizar un papel abrasivo para afinamiento: P320 / P400. En los lugares y recovecos de difícil acceso, utilizaremos una esponja abrasiva.
  9. Soplado, limpieza y desengrase

    Limpiaremos en profundidad la superficie de la pieza tras el lijado, utilizando de nuevo un desengrasante para plásticos.
  10. Aplicación del promotor de adherencia

    Comprobamos si el tipo de plástico de la pieza es compatible con la aplicación directa del aparejo (recogido en ficha técnica). En el caso de que no sea así, aplicamos un promotor de adherencia para plásticos de rápido secado, como el PL/1895 de SINNEK. Si el daño no fuese de gran tamaño, podríamos utilizar un promotor en spray, con el fin de ser más productivos en la reparación. Es conveniente no cargar demasiado producto para evitar posibles desprendimientos de pinturas o reacciones por disolventes. En su aplicación, deberemos seguir en todo momento las especificaciones de la ficha técnica del producto en términos de tiempo de secado, regulación de pistola, etc.
  11. Aplicación del aparejo

    Para favorecer el anclaje de la capa de pintura final, procederemos al aparejado del paragolpes. En función del tamaño del daño y el tipo de reparación que queramos conseguir, podemos optar por diferentes procesos de aparejado (en todos los casos el tono del aparejo elegido debe ajustarse al tono del color del acabado.)
    1. Spot Repair: si la superficie no es muy grande, podemos utilizar un aparejo en spray, que nos ayudará a optimizar el tiempo de la reparación, ofreciendo un buen poder de relleno y adherencia.
    2. Proceso estándar: utilizaremos un aparejo UHS, que nos ofrecerá buenas prestaciones en términos de rapidez de secado y facilidad de lijado.
    3. Proceso húmedo sobre húmedo: haremos uso de un aparejo húmedo sobre húmedo, que nos permitirá obtener una capa de fondo de gran calidad, reduciendo el tiempo de reparación al no ser necesario el lijado de la superficie tras su aplicación.
  12. Lijado del aparejo.

    Una vez se haya secado el aparejo, lijaremos la superficie con un papel abrasivo P400 (sistemas bicapa).
  13. Soplado, limpieza y desengrase

    Una vez más, volvemos a limpiar y desengrasar toda la pieza en profundidad.
  14. Aplicación de texturado (opcional)

    Si la superficie presenta zonas texturadas características de este tipo de piezas, aplicaremos un texturado para paragolpes, dejando un acabado satinado similar al de origen, pudiendo utilizar para tal efecto el texturado para paragolpes PL/7870 de SINNEK.
  15. Aplicación del acabado final

    Posteriormente, realizamos el proceso de acabado final. Aplicamos el color y el barniz sobre la pieza, teniendo en cuenta siempre las especificaciones de la ficha técnica, y otros factores como la elección del catalizador y la temperatura y humedad ambiental.

Conclusión

Sin lugar a dudas, una correcta reparación y pintado de un parachoques tendrá una influencia directa en la productividad y rentabilidad del taller de carrocería y pintura, debido principalmente a que se trata de un tipo de reparación muy habitual en el día a día del profesional. Teniendo en cuenta las características específicas de los materiales plásticos en carrocería, y siguiendo los pasos descritos, te asegurarás la obtención de un acabado profesional y de calidad.