Obtener una perfecta aplicación e igualación del color en carrocería depende de numerosos factores y condicionantes.

Conocerlos en su conjunto, y tenerlos en cuenta en nuestra metodología de trabajo en el taller de chapa y pintura, nos ayudará a optimizar la colorimetría de cada reparación.

La colorimetría en el taller de carrocería

Obtener una excelente igualación del color es una de las tareas más complejas a las que tiene que enfrentarse el pintor profesional de carrocería.

Vídeo: Cómo evitar variaciones en el color.

Dejando a un lado factores como la fuente de luz o el ángulo de visión, como profesionales hemos comprobado en más de una ocasión cómo la aplicación de una misma mezcla de color sobre diferentes piezas o soportes, puede dar lugar a tonos con matices ligeramente diferentes.

Esto se debe a la influencia directa de diversos factores presentes durante todo el proceso de reparación.

Una misma mezcla de color puede dar lugar a aplicaciones con diferentes tonalidades

Para evitar o mitigar este problema, será fundamental contar con una metodología de trabajo clara y precisa.

Factores que influyen en la variación del color aplicado

Veámos cuáles son los factores más importantes que influyen en la variación del color obtenido.

1. Distancia y posición

En primer lugar, la distancia y posición de la pistola son aspectos críticos a la hora de obtener una correcta reproducción de color.

  Espectrofotómetro Parte 4: Cómo Tomar una Medición de Color

A mayor distancia, mayor pulverización

Es aconsejable que la distancia de la pistola y su ángulo con respecto a la pieza sea siempre igual.

A mayor distancia, mayor pulverización, dando como resultado diferencias en la orientación de las partículas metálicas en colores metalizados o perlados.

2. Velocidad

En cuanto a la velocidad, ocurre exactamente lo mismo. Debemos mantener un movimiento de aplicación lo más homogéneo posible, con el fin de depositar la misma cantidad de pintura sobre toda la superficie a reparar. 

Si la velocidad es demasiado lenta, tendemos a oscurecer el color obtenido.   

3. Regulación de la pistola

Debemos regular la pistola siguiendo las indicaciones de la ficha técnica de la pintura.

Cómo regular la pistola de aplicación aerográfica

De esta manera nos aseguramos tener siempre una referencia segura y fiable.

Caudal bajo y presión alta = tonos más claros. 
Caudal alto y presión baja =  tonos más oscuros.

Variaciones en el caudal de producto y presión supondrán también variaciones en la luminosidad de los colores. Caudal bajo y presión alta, tonos más claros. Caudal alto y presión baja, tonos más oscuros.

4. Carga de producto

La carga de producto debe ser uniforme, tratando de equilibrar el consumo de producto, sin excedernos para evitar posibles defectos de pintado como descuelgues, y sin aplicar manos demasiado ligeras o diluidas, dificultando la cubrición y la colorimetría.

5. Uso de diluyentes

El uso de diferentes tipos de diluyentes también influye en el matiz del color obtenido.

Emplear diluyentes rápidos así como una excesiva dilución en la mezcla, producirá un tono de color más claro, y a la inversa.

6. Forzar la evaporación

En ocasiones podemos vernos tentados a reducir el tiempo de evaporación mediante el uso de  venturis u otras herramientas para así aumentar nuestra productividad.

  Claves Para Mejorar la Rentabilidad del Taller de Chapa y Pintura

Un uso excesivo de esta práctica puede producir variaciones de color en la pieza, lo que a la postre supondrá problemas de colorimetría.

7. Temperatura

Es importante respetar la temperatura de secado indicada en la ficha técnica del producto, y que esta sea similar tanto en el color aplicado en la probeta como en la pieza.

temeperatura-catalizador-pintura

Una temperatura de aplicación demasiado alta puede provocar que el tono del color se aclare. Por el contrario, con una temperatura más baja de lo aconsejable, el color adquirirá un matiz más oscuro.  

La corriente de aire de la cabina puede influir en variaciones del color final

De la misma forma, pero a la inversa, influye la humedad ambiental. Una humedad alta oscurecerá el color, y una humedad baja lo aclarará.

Además, la corriente de aire en cabina, ya sea creciente o decreciente, puede suponer también una ligera variación del color final.

Metodología de trabajo como herramienta clave para evitar variaciones de color

Como hemos visto, los condicionantes que influyen en la deposición y comportamiento de producto, pueden provocar tonalidades de color diferentes.

En este ejemplo, observamos probetas aplicadas por un mismo pintor, teniendo en cuenta todos los factores descritos.

Es inevitable apreciar pequeños matices cuando comparamos las pruebas unas con otras.

Para minimizar estas variaciones de color, será imprescindible que sigamos una metodología de trabajo clara, además de contar con la ficha técnica del producto como aliado.

Todo encaminado a incrementar las posibilidades de obtener reparaciones de alta calidad y evitar las repeticiones de trabajo.