Cómo pintar un coche eléctrico

Cada vez es más común ver coches eléctricos o híbridos por nuestras carreteras, y por consiguiente, en los talleres de reparación de carrocería. Si bien es cierto que el proceso de repintado de un coche eléctrico no difiere en exceso del de otros tipos de vehículos, será recomendable tener en cuenta una serie de aspectos con el fin de obtener una reparación de calidad, con la que otros elementos del vehículo no se vena afectados.

En el siguiente post ofreceremos información sobre los aspectos y consejos más relevantes a la hora de pintar un coche eléctrico de una forma eficiente y segura para el profesional.

Seguridad del profesional durante el pintado de un coche eléctrico

Durante los trabajos de pintado de coche eléctricos o coches híbridos, uno de los aspectos sobre los que más atención deberemos de poner será el relacionado con nuestra propia seguridad como profesional.

Consejos para pintar un coche híbrido

En primer lugar, debemos utilizar todos los EPIS reglamentarios en una reparación al uso, como buzo, máscara, guantes y gafas protectoras.

Antes de comenzar con el proceso de reparación, debemos de aterrizar las cargas estáticas de todas aquellas piezas sobre las que vayamos a trabajar. Será conveniente desconectar la corriente y asegurarnos de que no haya voltaje ni se conecte durante todo el proceso de reparación.

Para ello, conectaremos un cable conductor desde el vehículo a una potencia de tierra que disipe estas cargas. Para reducir aún más la carga estática de las piezas, podemos hacer uso de trapos especiales que disminuyan la atracción de las partículas e impurezas.

Una vez comprobados todos estos requisitos de seguridad, podemos proceder a comenzar la reparación con tranquilidad.

Temperatura de secado

Uno de los aspectos más importantes durante la reparación y pintado de un coche eléctrico tiene que ver con la temperatura de secado del vehículo. 

Al tener componentes eléctricos, como la batería, la humedad o la temperatura son factores que pueden condicionar el correcto funcionamiento de los mismos. 

Consejos para pintar un coche con altas temperaturas

Por esta razón, los propios fabricantes de vehículos  indican de forma precisa en la documentación del vehículo los límites de temperatura que se han de respetar durante el proceso de pintado y secado del coche eléctrico, y que deberemos de respetar en todo momento.

Si estas temperaturas superan el nivel máximo recomendado (temperatura máxima promedio 65 °C), puede acarrear que la batería pierda capacidad de almacenamiento de energía o dificulte su funcionamiento.

Soluciones eficientes para el pintado de coches eléctricos o híbridos

Con el fin de mantenerse a la vanguardia del sector, SINNEK ha centrado siempre su desarrollo en el diseño de productos de alto rendimiento que pueden ser utilizados en procesos de secado a baja temperatura, con el objetivo de mantener incrementar la productividad en este tipo de contextos y reparaciones, como es el caso del pintado de coches eléctricos.

Dentro de este espectro de productos, destaca el sistema bicapa base agua SINNEK Serie W6000, un sistema de pintado que ofrece unas excelentes prestaciones de secado a bajas temperaturas en cabina o de secado al aire. Como ventaja añadida, la opción de secado al aire supondrá también un ahorro de energía en comparación con el secado acelerado en cabina.

Por otro lado, productos como el barniz CC/1700 UHS HIGH PERFORMANCE o el barniz CC/1770 UHS EXPRESS en combinación con los catalizadores rápidos HA/8040 o HA/8065, están especialmente diseñados para un rápido secado incluso a bajas temperaturas, lo que los convierte en un aliado perfecto para el pintado eficiente de coches eléctricos.

Conclusión

Como hemos visto, el proceso de pintado de coches eléctricos es bastante similar al del otros tipos de turismos. Sin embargo, al ser un tipo de vehículos que contienen componentes eléctricos, será indispensable que tomemos las medidas de seguridad necesarias para este tipo de trabajos, y adaptar el proceso de secado para no interferir en el correcto funcionamiento de estos elementos.